Soupe aux pois chiches / Sopa de garbanzos

XII
¡Ojos que a la luz se abrieron
un día para, después,
ciegos tornar a la tierra,
hartos de mirar sin ver!

Proverbios y cantares. Machado

 

 

Estos versos de Machado retumban más que nunca en mi cabeza, consciente de la situación “gastronómica” que vivimos actualmente. Veo como las relaciones entre el hombre y la tierra se están deshumanizando, llegando a un sinsentido sin frenos. Los conflictos de interés  entre nuestras instituciones y  la industria agroalimentaria o farmacéutica hacen que desconfiemos de cada vez más de lo que no echamos a la boca. Y no es para menos, los escándalos alimentarios crecen. Ayer era de nuevo la leche maternoinfantil, mañana la carne, pasado el azúcar…

Que tu medicina sea tu alimento y el alimento tu medicina o si no puedes hacer el bien, por lo menos no hagas daño (Hipócrates). Seamos más benevolentes con nuestro entorno, intentemos consumir, en medida de lo posible, productos de agricultura razonada y de circuitos cortos. Y sobre todo, busquemos la simplicidad, sin olvidar los platos caseros de siempre que podemos elaborar con pocos ingredientes, siendo completos y nutritivos.

Con este discurso no intento convencer a nadie de nada, ni posicionarme con ninguna tendencia alimentaria actual. Evito ciertos alimentos por una cuestión de salud (gluten y lácteos) y modero la carne. Aunque a decir verdad, siempre he priorizado lo natural y casero, asi que no es ninguna novedad 🙂

 

sopa cigrons

Para la sopa de hoy necesitaremos:

  • Un puerro
  • Una zanahoria
  • Caldo vegetal o de ave
  • Espinacas
  • Garbanzos cocidos
  • Tomate seco marinado 
  • Ajo
  • Fideos sin gluten

 

  1. Caliento un poco de aceite de oliva en mi olla de hierro fundido. Sofrío
    un poquito el puerro y la zanahoria cortados en trozos pequeños.
  2. Echo un litro de caldo (elegid el que os apetezca) y dejo cocer las verduras unos diez minutos.
  3. Después, a parte,  hago un sofrito con un diente de ajo y unos tomates secos marinados en aceite y albahaca. Podemos espesar la salsa con un poco de tomate frito (casero de preferencia).
  4. Incorporamos este sofrito al puchero y agregamos un puñado de espinacas – las de hoy son congeladas -. Dejamos unos diez minutos más.
    Al final, añado tres puñados de “fideos” sin gluten y los garbanzos cocidos previamente. La pasta que he elegido está lista en 7′.
  5. Asi que en una media hora, más o menos, tenéis lista una sopa riquísima
    con un sabor diferente gracias a los tomates y a la albahaca y con las proteínas del garbanzo.

 

coquilletes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s